bootstrap templates

 



A mediados de siglo XX, en una casa del pequeño pueblo de la Caña, la familia Ventula se inició en la elaboración de embutidos. En un inicio el embutido iba destinado al autoconsumo o para compartir con el círculo más cercano de conocidos y amistades. Estos amigos comentaban que el embutido era tan bueno que tendrían que ofrecerlo a más gente. Poco a poco, primero desde una pequeña carnicería, después empezando a servir a algunos de los mercados clásicos de Barcelona, como el de Sant Antoni o la Boqueria, empezaron a ofrecer los productos elaborados por la familia Ventulà a otros territorios más allá de la comarca de la Garrotxa. Hasta llegar a hoy, donde la familia Ventula exporta a más de 70 países, manteniendo el modelo de empresa familiar, con una fuerte vinculación con el territorio y con un respeto máximo por la calidad del producto y su elaboración.

Mozos trabajando en la preparación de embutido, años 50.

La filosofía de la familia Ventula siempre ha sido la misma:
“Adaptarnos a lo que el mercado solicita sin renunciar a la calidad”.

Imágenes de la carnicería de La Canya donde Segundo Ventula inició su labor empresarial.

Vista exterior de la primera sede de Ramon Ventula S.A.

Detalle de la construcción de la planta de La Canya, año 1972.

La consolidación en los mercados internacionales, la calidad del producto y la seriedad de la empresa han sido los pilares que han llevado hoy a Ramon Ventula S.A. a tener el volumen y la capacidad productiva actual.

Detalle del área de clasificación y salado de jamones de la planta Sant Joan les Fonts.

Cuatro plantas de producción consolidadas.

Las cuatro plantas de las que dispone Ramon Ventula S.A. están en la comarca de la Garrotxa. Especializadas cada una en productos y proceso.

Planta de la Cantina

Planta de Olot

Planta de La Canya

Planta de Sant Joan les Fonts